El Cervecero superó 73-66 al elenco de Chivilcoy, que se presentó con muchas ausencias, y sigue en la pelea por un lugar en los playoffs.

Quilmes 73 - Racing 66

Empujado por el tridente Brown (24 puntos con 12/15), Ortiz (14 puntos y 15 rebotes) y Pelorosso (14 puntos), Quilmes pudo sacar adelante un duro juego frente a Racing que presentó una gran batalla a pesar de sus ausencias (Martirena, Aristu, Spano, Montemagio y Morales).

El primer cuarto fue de alto ritmo y goleo. Quilmes castigó su ventaja en la pintura -anotó 16 puntos en la zona pintada- y Racing respondió con Barrales manejando los hilos de la ofensiva junto con la eficacia de Fernández. Así se dió un ritmo entretenido y dinámico con ventaja del elenco marplatense 25-23 tras el primer periodo.

Todo cambió al segundo parcial. Las rotaciones no brindaron las mismas soluciones, cayeron los porcentajes y el trámite perdió dinámica. Quilmes se sostuvo en una oportuna seguidilla de tres triples consecutivos que le permitió irse al descanso largo al frente 41-33.

Racing parecía emparejar definitivamente el juego con un buen arranque del tercer capítulo y se puso a sólo tres. Pero rápidamente el Cervecero aceleró, llegó a despegarse a máxima de 13 y cuidó la diferencia (58-48) hasta el cierre del segmento.

La llave para que el conjunto de Gelpi destrabe el pleito la encontró nuevamente en el juego interior. Después de una primera mitad del último cuarto pareja, con Racing descontando con triples y un gran Barrales, apareció Brown y se hizo cargo de la situación. El pivote convirtió los últimos 10 puntos de Quilmes en el partido, Racing no encontró manera de frenarlo y el festejo se fue para Mar del Plata.

Fuente: LAB

Compartir